Sacó un pleno

Sin estar en los planes de nadie, Damián Díaz ya es el primer refuerzo, gracias al pase de Franzoia a Central: se suma el miércoles. Apuestan a su técnica.

Hay pibes que sueñan toda la vida con tener una chance en Boca. A Damián Díaz le alcanzó con pensarlo apenas un ratito. De un día para el otro, o en menos tiempo quizás, al volante de Central le avisaron que tenía que armar el bolso para comenzar a practicar en Casa Amarilla. Así de veloz. Es que su nombre apareció en medio de las negociaciones entre el equipo rosarino y el porteño por el pase de Andrés Franzoia, y ambas partes aceptaron canjear el 50% de cada uno. Y así, como quien no quiere la cosa, Díaz se sumará a Boca desde el miércoles…

En un principio, la idea de los dirigentes de Boca era negociar el pase de Franzoia por el de Mario Paglialunga, pero en Central no cerró la idea porque Vitamina Sánchez necesita al 5 para el Apertura. En cambio, el DT le abrió las puertas a Díaz para que se mude porque no será una de sus prioridades. No fue la única razón en la que se basó el equipo de Rosario para negociarlo: a comienzo de la pretemporada, Damián Díaz había estado sin practicar por un conflicto con su ex representante, ligado a la barra. Sin embargo, una vez que aclaró la situación con los dirigentes, volvió, firmó un nuevo contrato y hasta surgieron intereses de Independiente y de un equipo portugués que tenía intenciones de ofertar cerca de u$s 2.000.000. Sin embargo, sin la oferta concreta, la gente de Central decidió negociarlo y darle el gusto al técnico concretando la contratación de Franzoia.

“Sería buenísimo. A cualquier jugador le gustaría ir a un grande, pero Boca es especial, más allá que yo sea hincha de Central, Boca es diferente a cualquier equipo, es todo, es un club muy grande”, se entusiasmó el pibe de 22 años, que tuvo al actual DT de Boca en Central. “Con Ischia tengo una relación bárbara. Me dio la oportunidad de mostrarme en Primera y le voy a estar agradecido de por vida. Supongo que él debe hablar bien de mí”, se imaginó Díaz. Lo cierto es que Ischia aún no tiene muy claro el lugar que ocupará su nuevo volante creativo, que tiene técnica y un estilo elegante, pero que nunca llegó a afianzarse en Primera. Además, para ser 10, Ischia cuenta con Riquelme, Cristian Chávez y Gracián (que tendría chances de emigrar). Pero los dirigentes de Boca, más allá de que en Central no lo querían, confían en el talento de Díaz, en su técnica. El pibe se sacó un pelno…. y Boca apuesta por él.