Boca, boca, boca, huevo, huevo, huevo

En una noche bien copera, Boca empezó para atrás, atacaba y atacaba pero no encontraba el gol, encima en el primer ataque chileno, 1 a 0 abajo, minutos después penal, para algunos inexsistente (Macaya Marquez), para los hinchas de boca fue penal. El gran Martin se para enfrente del ex arquerito de Boca y……. afuera. Parecia que se complicaban las cosas, pero un minuto después el gran Martin, pirueta y cabezazo en el area y 1 a 1, Boca era un tsunami, se venia de todos lados, pero unos minutos despues del empate Monzón afuera, por una falta que apenas era para amarilla. Y seguian las malas, segundo ataque chileno, toda la defensa de Boca marca mal y 2 a 1 abajo. Asi termina el primer tiempo.
En el segundo Boca era otra cosa, aparecio Gracian en el medio de la cancha, Palacio estaba mucho mas movedizo, Palermo bajó un poco y participaba mas del juego, Datolo corría mas y metía mas. El empate no tardo en llegar, Gracian recibe de frente al arco y no perdona, al palo derecho de Muñoz y la Bombonera explota. Boca parecia que jugaba con 12 no con 10, pero en defensa cada vez habia menos gente, Battaglia se sacrificaba y Datolo estaba muerto (cansado) y no volvía.
Ya con Neri Cardozo en la cancha y con un Palacio “on fire”, Boca lo dió vuelta: saca Caranta del arco, recibe de espaldas Palermo, se la da Neri y este habilita a Palacio, quien define gambeteando al arquero. La Bombonera era un infierno, y asi pasaron unos cuantos minutos con Boca metiendose cada vez mas atrás y los chilenos empujando, hasta que en un contraataque, Rodrigo la aguanta contra un rincón habilita a Neri, quien le quema las manos al arquero, 4 a 2, la historia estaba resuelta, solo para las estadisticas, algun chileno descontó y puso el final 4 a 3.
En resumen Boca no sintió el hombre de menos, es mas parecia que jugaba con 12, en realidad lo hacia, porque la Bombonera no paro de alentar ni un solo minuto, y los casi 3000 chilenos se querian matar. El xeneise los necesitaba y los consiguió, 3 puntos que lo ubican en lo mas alto de la tabla, ahora a ganar en Mexico y asegurar la clasificación.

Boca Juniors Pasión

Esta noche cueste lo que cueste…….

Por la cuarta fecha de la Copa Santander Libertadores, Boca recibe a Colo Colo, en lo que será, para el conjunto de la ribera, una revancha terrible.
Sin Riquelme, pero con el negro Ibarra de nuevo en la cancha, Boca enfrentará al elenco chileno a partir de las 21 hs (Fox Sports y Canal 13). “Tenemos una sed de revancha terrible”, expresó Martin Palermo, el capitán de Boca.
Los xeneises, le tirarán todo el peso de la historia a los chilenos, además del plus de ofensiva que armó Carlos Ischia, con Gracián como enganche junto a Dátolo, la dupla Palermo-Palacio arriba, y para acompañar por las bandas estarán presentes el negro Ibarra y el juvenil Fabian Monzón. Completan el equipo: Caranta, Cáceres, Roncaglia, Vargas y Sebas Battaglia.

Boca Juniors Pasión

"Boca es más importante que Colo Colo" (Diario Olé)

¿Clásico? Nada de eso. El 9 puso en su lugar a un chileno que le dijo que allá lo viven como un derby: “Boca-River es clásico”. El Loco tiene “ánimo de revancha”.

-¿Cuál es la idea para este partido?
-Yo creo que nos jugamos gran parte de la clasificación. ¡Nos jugamos mucho! Es muy claro que si no sacamos los tres puntos el jueves (mañana) se va a hacer todo mucho más difícil. Más allá de que queden seis puntos en disputa. Es fundamental ganar de cualquier manera, como sea. Estamos mentalizados para no dejar pasar la oportunidad de ganar, para respirar un poquito e ir viendo cómo se va dando el resto de los resultados. La idea es depender de nosotros, como siempre ha sido. Este grupo está habituado a sacar adelante situaciones complicadas. Con nuestra mentalidad y el acompañamiento de la gente, los tres puntos tienen que ser nuestros.
Martín Palermo ayer se sentó a la mesa de la conferencia de prensa y habló como referente de grupo. Como capitán que es, con la experiencia de haber ganado todo en el club. Pregunta va, análisis viene, le llegó el turno a un periodista chileno, del diario La Tercera, que explicó que “en Chile se dice que éste es un partido clásico” y consultó si “ustedes sienten lo mismo aquí”.
La pregunta sorprendió al 9, lo descolocó y quedó claro en el gesto que hizo con los labios. Sin soberbia, pero tampoco era cuestión de responder por responder, se plantó: “No… clásico es Boca-River. Colo Colo, no”.
-Allá lo toman con mayor trascendencia.
-Puede ser. Porque Boca es más importante que Colo Colo. Por eso ellos le dan mayor importancia. Nosotros, no. Es cierto que en Boca no lo toman como un clásico sino como un partido más de Copa. Tan cierto que el palmarés internacional de uno tiene muchas más estrellas que el del otro. Y eso quiso dejar en claro el delantero, sin desdeño pero basándose en la realidad. Después elogió al rival que le ganó 2-0 el jueves pasado: “Colo Colo es un equipo para respetar, que demostró tener personalidad en su cancha. Hizo su juego habitual. A nosotros no se nos dieron las cosas. Acá hay que salir con otra personalidad, con otro protagonismo. Creo que nos faltó un poquito del protagonismo que Boca tiene que tener en cualquier cancha. También nos faltó concretar alguna de las chances que tuvimos. Colo Colo fue un justo ganador”.
-Con la obligación de sacar los tres puntos, ¿tendrán que arriesgar más?
-Sí, pero con cierto cuidado. No podemos jugarnos todo y después quedarnos sin nada. Hay que respetar al rival, que vendrá a hacer su juego. Tenemos que estar atentos a cualquier jugada de ellos para no quedar en desventaja. Boca es el que debe proponer qué hacer dentro de la cancha para no estar sufriendo. Uno tiene la tranquilidad por lo vivido en copas anteriores. El equipo siempre respondió. Boca es Boca y acá tenemos que hacer valer lo que somos.
-¿Pesa la Bombonera? -Sabemos que en estas circunstancias la gente acompaña mucho. Ese empuje nos lleva a nosotros. La gente contagia y nosotros metemos más sacrificio, más esfuerzo. El aliento de la gente te lleva a un doble esfuerzo. El otro día en el vestuario, después de haber perdido, ya estábamos viviendo el partido del jueves. Nos dolió perder así, el ánimo de revancha está intacto. Eso es lo más importante que tiene este grupo.
-¿Alcanza con el descanso que tuvieron algunos para estar plenos? -Para este tipo de partidos no se piensa tanto en el desgaste o en el cansancio, si descansaste o no descansaste. En Boca estamos acostumbrados a un partido de Copa, a cómo va estar la cancha, y el cansancio pasa a otro lado. La gente te motiva para que entrés con ganas y a no pensar si estás cansado o no. Tenemos que contagiarnos las ganas, ese salir a proponer de entrada sabiendo que el apoyo incondicional de la gente lo vamos a tener.

HORACIO GARCIA

Boca vino con las manos vacías

Por una nueva fecha por la Copa Libertadores, Boca no pudo en Chile contra Colo Colo. El equipo de Carlos Ischia no jugó bien, y no logró conquistar el partido. Perdió 2-0 ante los chilenos, y además resultó lesionado Riquelme, quién tuvo que retirarse del partido por una molestia en el aductor derecho, una ausencia que le dolió a más de uno.

El quipo chileno estaba decidido a no dejar pasar por alto ninguna jugada del xeneize, y asi fue. Con una clara y dura marcación, por parte de Barrios y Biscayzacú, lograron desiquilibrar tanto a Paletta como a Cáseres.
Boca no lograba encontrar los espacios para poder marcar, algo que al rival se le hacía mucho más fácil. El equipo del cacique encontraba varios espacios en el fondo de la cancha. No habían pasado 2 minutos cuando, Colo Colo, con un desborde y centro atras convirtió el primer tanto.
Boca no hallaba lugar para poder convertir y el tiempo seguía corriendo. Los de Ischia estaban débiles en defensa y ,además, no lograban llegar al arco contrario.
Fue así como a lo 34, nuevamente, los locales encontraron un nuevo espacio para poder agrandar el marcador. Sin nadie que lo retenga, y con un pase desde la banda derecha, Biscayzacú recibió la pelota justa para poder cabezear y así convertir el segundo y último tanto de la noche. Ledesma se encontraba desconectado y Battaglia tuvo que luchar, prácticamente, solo. Vargas también estaba aislado del encuentro, por lo que la pelota no le llegaba mucho a Román y por ende Palacio y Palermo no tuvieron mucha actuación.
Ya en el segundo tiempo Boca tuvo un cambio rotundo de actitud, y si no fuera por la brillante actuación del arquero (ex-Boca) Cristian Muñoz, la historia hubiera cambiado. Varios ataques sorpresivos, aunque no definidos, hicieron que el arquerito se convirtiera en la figura del encuentro. Con uno menos en la cancha (Morel expulsado), Boca no pudo definir y se trajo las manos vacías de Chile.
Al final Boca lo intentó pero no lo logró. Ahora está tercero en el grupo y espera por una revancha en la Bombonera. Pero lo que más preocupa en este momento es, sin duda, la lesión de Román, quién sufrió una lesión en su aductor derecho luego de ejecutar un tiro libre.
Los xeneises esperan una pronta recuperación, porque de ser así el partido de vuelta se le puede complicar mucho a los de Ischia, quién deberá encontrar una variante que le resulte efectiva.

Luciana Franco